Hospital General de Castañer Sr. Domingo Monroig Director EjecutivoLcdo. Domingo Monroig Director Ejecutivo

En la celebración del 75 aniversario de nuestro querido Hospital General Castañer, quiero brevemente reseñar notas históricas y mi experiencia durante los pasados 31 años como Director Ejecutivo. 

Castañer siempre ha estado en los planes de nuestro Dios.  Para el 1936 se comenzó un proyecto para distribuir parcelas y la construcción de 200 casas, especialmente de ladrillo para que fuesen resistentes a los huracanes. 

Durante el año 1942, el Señor tenía seleccionado los hombres y mujeres que tenían la encomienda de venir a una tierra extraña con costumbres, tradiciones, lenguaje distinto y otras limitaciones que no fueron impedimento para realizar la excelente tarea en el poblado de Castañer.  Aunque vinieron objetores por conciencia de otras denominaciones, fueron los miembros de la “Iglesia de Los Hermanos” de los Estados Unidos continentales quienes lideraron el desarrollo del proyecto. 

Junto a la gente pobre, buena y humilde de estos alrededores fueron dando dirección y liderato, movidos solamente con el deseo de cumplir con el llamado de la “Gran Comisión”.  Fueron pioneros en el deporte, agricultura, nutrición, pero en especial en el área de la salud.  Sembrada esa semilla, comenzó a crecer el proyecto de lo que es hoy el Gran Hospital General Castañer Inc.  No será el Hospital más grande en planta física, ni el que más empleados tiene y sabemos que hay limitaciones, pero es nuestro Hospital, donde los dueños somos los usuarios y todos aquellos que en el pasado, presente y futuro patrocinen sus servicios. 

Durante los últimos 31 años podemos afirmar que lo hemos hecho bien.  Hemos tenido muchos logros.  Se han invertido más de 2 millones en equipo y mejoras a la planta física con fondos combinados de propuestas federales y recursos de nuestro Hospital.

Actualmente, contamos con una excelente Policlínica en Adjuntas y la recién abierta Policlínica en el Pueblo de Jayuya. Ambas Policlínicas, ofrecen los servicios básicos esenciales y Farmacia.  Estamos próximos a inaugurar una moderna Sala de Emergencias en el Hospital Castañer a un costo de más de 3 millones de dólares.  Se pudo comprar una vivienda para el(la) futuro(a) Director(a) Ejecutivo(a).  Además, se logró adquirir el edificio donde ubicaba el Programa WIC y el Edificio de la desaparecida Cooperativa de Ahorro y Crédito de Lares.  Todo esto sin necesidad de hacer préstamo alguno.   Quiero dar gracias, a los que hicieron posible este proyecto que no solamente es fuente de empleo, sino que además es el corazón que da vida a toda la comunidad.  Damos gracias a los pasados y presentes empleados. 

Algunos ya no están con nosotros porque se han retirado, otros han partido a morar con el Señor.  Damos gracias a los pasados y la presente Junta de Directores.  Estos voluntarios, solamente les motiva el deseo de un mejor Hospital y dedican tiempo y talento para el beneficio de todos.  De manera especial, también le damos gracias a los miles y miles de pacientes que hoy patrocinan y han patrocinado nuestros servicios; sin ustedes no tendríamos Hospital, ni empleo los mas de 240 familias que aquí laboramos.

Estos logros son el fruto de un equipo gerencial y clínico de excelencia con el respaldo de la honorable Junta de Directores y toda la familia de trabajadores/as de nuestras tres facilidades: Castañer, Adjuntas y Jayuya. 

En lo personal, vivo mas que agradecido por la Junta que me motivó a estudiar administración de Hospitales, la Junta que me reclutó y todas las Juntas que me han apoyado para alcanzar los logros de los que hoy disfrutamos.  Gracias a mi familia (Fory, Paco, Diana, Delmita, Mara, Carolina, Sebastián, Joel y David) quienes me han apoyado en los momentos de alegría, que han sido los más, y momentos un poco difíciles, que han sido los menos.  Hoy mas que nunca debemos afirmar: “Gracias Señor, por este regalo de vida”.